Páginas vistas en total

lunes, 26 de abril de 2010

ENTREVISTA A KATHERINE NEVILLE (Escritora)

Katherine Neville
Anna: ¿Qué significa escribir para Katherine Neville?
Katherine: Llevo escribiendo desde que tenía ocho años, así que más o menos es como comer o dormir para mi. ¡No puedo imaginarme la vida SIN escribir!
Anna: ¿Cómo conseguiste publicar tu primer libro, “El círculo mágico”? ¿Contrataste a un agente literario? ¿Ganaste un concurso? ¿Lo enviaste directamente a una editorial? Cuéntanos tu historia...
Katherine: En Estados Unidos no contratamos a un agente literario. Los autores aspirantes envían parte de su manuscrito a un agente y después, si al agente le gusta, nos pide que le enviemos el libro entero. Si el agente accede a representarte, venderá tu libro y se quedará un quince por ciento (en Europa es un diez por ciento, creo) de los beneficios que obtengas con el libro. Como autor, nunca debes pagar a un agente literario para que te represente. También, últimamente hay muchas editoriales que no aceptan manuscritos que no han sido solicitados y prefieren trabajar sólo a través de agentes literarios. En mi caso, mi libro fue aceptado por el primer agente a quien se lo envié y continúa siendo mi agente. También continúo trabajando con la misma editorial en la que empecé: Ballantine Random House.
Anna: Cuando empezaste a escribir, ¿tenías en la mente modelos literarios de autores a los que querías imitar?
Katherine: Si, y continúo emulándolos y usando sus técnicas. Por ejemplo, me encantan “La Odisea” de Homero, “Las mil y una noches” con su Scherezade y todos los grandes libros con mucha complejidad en su argumento, como Cervantes, Dumas, Dickens etc. Realmente echo de menos esos libros donde te puedes perder en la aventura y desear que no acabe nunca.
Anna: ¿Qué es lo que más difícil te resulto de dominar dentro de la narrativa de tu obra: la caracterización, comienzos que atrapen al lector, buenos finales?
portada libro katherine nevilleKatherine: Para mí fue la estructura del libro. Me pasé años desarrollando la estructura adecuada para contar el tipo de historia que quería contar, tan entrelazada con historias dentro de historias. De todas maneras, la caracterización, el ritmo, el suspense, los ganchos, son indispensables para contar una buena historia. Son elementos que hay que estudiar y dominar antes para que te resulten naturales. Yo dicto un taller literario para autores o gente que quiere escribir, con la escritora Sarah Smith, y en él discutimos técnicas que no se enseñan en ninguna clase, pero que cada autor experimentado adquiere con su experiencia. Así que personaje, gancho, argumento y finales son bloques fundamentales que se enseñan en cualquier taller literario y son los que hay que dominar primero. Después vienen los elementos más complicados que convierten tu escritura en algo especial, no sólo las fórmulas. En mi caso, de esta manera es como organizo los libros.
Anna: ¿Cuál es la rutina de Katherine Neville a la hora de escribir? ¿Cuáles son las mejores horas y sitios para ti?
Katherine: La mejor hora para mi es de 6 de la tarde a doce de la noche, sobretodo por culpa de mi vida. Tengo que escribir de día. Es duro debido a las interrupciones constantes. Al final me he comprado una casa de campo con una cabaña adosada y creo que me esconderé allí para escribir. Tengo un estudio y una biblioteca de 6000 o 7000 porque mi trabajo requiere mucha documentación.
Anna: ¿Cómo realizas la documentación para esas novelas tan bien detalladas? ¿Contratas a alguien para ayudarte en el proceso? O ¿disfrutas del proceso de documentación tu sola?
Katherine: Me encanta la documentación. De hecho, pienso en la vida como documentación. En cada sitio donde voy oigo historias que intento poner en los libros. Intenté contratar documentalistas como recomiendan otros autores. Pero me encontré que siempre volvían con respuestas a preguntas diferentes, que encontraban las respuestas a preguntas que yo sabía ya habían sido tratadas hasta la saciedad por otros autores. Además, me encuentro con las cosas más fascinantes por casualidad, como por ejemplo, las pinturas de Hitler. ¡Las tenían expuestas en una pequeña galería de Venecia cuando estuve allí!
Anna: ¿Cómo combates el famoso bloqueo del escritor, si es que alguna vez lo has sufrido?
Katherine: No creo que sea una buena candidata al bloqueo del escritor, porque tengo media docena de libros esbozados en mi cajón. Pero si tuviera que bloquearme estos dos últimos años habrían sido perfectos. He sufrido tantas crisis personales (el 11 de septiembre fue sólo una de ellas) que era casi imposible sentarse y concentrarse. Solucioné el problema NO escribiendo cuando sabía que la crisis apuntaba en mi dirección. No quería darle la culpa a mi libro de los malos momentos. ¡Por suerte, éstos ya han pasado y he vuelto al trabajo!
Anna: ¿Has vivido en alguna ocasión ese arrebatamiento del escritor que ve como sus personajes cobran vida y no hay manera de que hagan lo que nosotros, escritores, queremos que hagan?
Katherine: Sí. Un buen personaje es el que vive las aventuras por su cuenta y soluciona todos los problemas que plantea del libro de manera que el escritor sólo tiene que escribir lo que el personaje hace o dice. Por eso un poco de esquizofrenia (oir voces) es de bastante ayuda a la hora de escribir ficción.
Anna: ¿Cuál es la frase o párrafo que más te ha dolido suprimir de alguno de tus libros?
Katherine: En realidad no he cortado mucho de mis libros. Algunos críticos creen que debería haber suprimido mucho más. Siempre me acuerdo de Ben Johnson diciendo “Dicen que Will Shakespeare nunca tachaba un verso. ¡Si hubiera tachado mil!”. Así que sobre gustos no hay nada escrito. Prefiero dejar lo que yo considero interesante, aunque no debería estar ahí a no ser que ayude a desarrollar el personaje o a avanzar el argumento. El resto, lo puedo poner en mi web cuando encuentro algo de tiempo.
Anna: La mayoría de los escritores buscan la máxima audiencia. ¿Pensabas en un lector hipotético mientras escribías tu primer libro? ¿O sólo pensabas en lectores en general? ¿Cómo es tu lector ideal?
Katherine: Nunca me ha preocupado el número de lectores (esta es tarea del editor). En cambio me preocupa para que TIPO de audiencia escribo: lectores que, como a mi, nos gustan cierto tipo de libros que ya no existen.
Anna: ¿Aceptas sugerencias de la editorial de tu agente para perfilar un personaje o afinar la trama, o las consideras ingerencias en tu trabajo?
Katherine: Confío en que mi editor me suministre un corrector de estilo que entienda qué es lo que quiero conseguir y no pretenda cambiar mis objetivos, los personajes o la historia. La tarea del corrector debe ser la de ofrecer otro par de ojos para ayudar al autor a darse cuenta de cuando está siendo aburrido, pesado o donde pontifica en demasía. Así que para mi, el mejor corrector es el que tiene la capacidad para enfocar su atención en breves lapsos de tiempo, para ayudarte a dar ritmo a la historia, pero que no se crea que es él quien escribe el libro. Gracias a charlas con otros colegas me he dado cuenta de que hasta ahora he tenido mucha suerte con mis correctores de estilo.
Anna: ¿Cómo es tu proceso de corrección?
Katherine: Suelo usar varios correctores de estilo (que trabajan de manera separada) si es posible, con el fin de tener un par de ojos extra. Una persona puede entender algo completamente y para otro, ser un galimatías. El autor suele estar demasiado cerca de su obra para ver todos los errores o problemas. Siempre aconsejo acudir a un corrector externo.
Anna: ¿Escribirás algún día la historia de un escritor?
Katherine: Mi marido quiere que lo haga, pero creo que es un tema demasiado interiorista para mí. Los escritores pasamos la mayor parte de nuestro tiempo encerrados en una habitación, lo que está muy lejos de parecerme interesante. Además, ¿no es lo que todo el mundo está haciendo últimamente, escribir sobre escritores?
Anna: Un escritor español, Gustavo Martín Garzo, dice que nunca se escribe el libro que se quiere, si no el libro que se puede. ¿Crees que está en lo cierto?
Katherine: Prácticamente sí. En mi caso, diría que escribo la historia que quiere ser escrita. A veces miro mis libros y me pregunto ¿quién los escribe? Parece que se escriban a si mismos mientras yo estoy ocupadísima tomando notas.
Anna: ¿Qué tipo de obras lees? ¿Ficción? ¿Ensayo?
Katherine: La verdad es que apenas tengo tiempo para leer ficción. Afortunadamente los libros de no ficción (especialmente los de historia y biografías) son mucho mejores que antes. Para poder leer ficción, una vez al año intento estar en el jurado de algún premio literario. El año pasado (2001) fui jurado en los Premios Edgar Allan Poe, el premio más importante en la literatura de misterio. Este año haré de jurado en el Mary Higgins Clark. También intento acudir a varias conferencias de escritores. De esta manera al menos, leo algo de la nueva ficción que se va publicando. También soy una gran fan de las obras de las antiguas Grecia, Roma, Persia, África, mitología etc.
Anna: Finalmente ¿qué consejos darías al lector de esta revista, escritor novel con ganas de contar sus propias historias?
Katherine: El mismo consejo que doy a todos mis amigos que me insisten año tras año que quieren ser escritores: Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser un escritor, o incluso ser mejor escritor cada día. Todo lo que tienes que hacer para ser un escritor es... ¡escribir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario